Catarsis

by Miguel Ángel

Del latín catarsis, y este del griego κάθαρσις (kátharsis): purga, purificación. Femenino. 1. Entre los antiguos griegos, purificación ritual de personas o cosas afectadas de alguna impureza. 2. Efecto purificador y liberador que causa la tragedia en los espectadores, suscitando la compasión, el horror y otras emociones. 3. Purificación, liberación o transformación interior suscitadas por una experiencia vital profunda. 4, en biología. Expulsión espontánea o provocada de sustancias nocivas al organismo.

 

Ok, me aburrí. Me aburrí de verla en medio de masas de gente en la calle a sabiendas de que no está ahí; me aburrí de escuchar su voz cuando estoy quedándome dormido; me aburrí de que la muy puta se me aparezca en los reflejos de las ventanas del metro; me aburrí de verla en los letreros de neón cuando estoy ebrio; me aburrí de no querer lavar su almohada para que el olor de su pelo no se vaya. Así que, que muera de un tajo.

Que muera de un tajo el sentimiento; que mueran de un tajo mis psicoseos; que muera de un tajo (el más limpio y rápido y brutal de todos) el recuerdo de su pelo rojo y sus ojos azules.

¿Lo habrá tenido pensado? Si no, ¿Qué respuesta se esperaba si me hizo una pregunta pidiendo completa honestidad?

Que mueran de un tajo sus obsesiones con las historias de fantasmas; que muera de un tajo su fascinación por los tatuajes; que muera de un tajo el sonido de su voz, su voz que sabe cómo manzanas y canela y miel.

¿Será culpa mía por creer que ahora sí que estaba resultando? ¿O será simplemente que todo se fue a la chucha en medio de una bola de mala suerte, en medio del hecho de que los dos somos simplemente demasiado buenos para estar solos?

Que muera de un tajo su gusto por el glam metal; que muera de un tajo su psicosis contra las redes sociales; que muera de un tajo su gusto fascista por los libros de Stephen King; que muera de un tajo su desesperante gusto por las películas de terror.

¿De qué me servirá estar ahora vomitando esto? Como si me importara. La verdad no me importa ni el que ella (sí, tú) pueda (puedas) estar leyendo esto.

Que muera de un tajo el sentimiento; que mueran de un tajo mis sentimientos; que muera de un tajo, en especial, el sentimiento de que de alguna manera soy culpable de que se enmierdara sola y decidiera mandarme a la cresta.

Quiero también que una cosa más muera de un tajo (y es la última, de verdad que sí). Quiero que muera de un tajo el sinsentido ese de su última frasesita de “perdón por enamorarte”. Como si fuera posible enamorar a otra persona. La conjugación del verbo es bien clara: Yo me enamoro; tú te enamoras; él/ella se enamora; etc. Uno mismo es el responsable del propio enamoramiento. Uno mismo es el culpable. Yo soy el culpable.

Sí. Yo soy el culpable.

Advertisements