Xenoglosia

by Miguel Ángel

De xeno-, el griego γλῶσσα (glôssa) –lengua–, y –ia. Femenino. 1, en psicología. Lenguaje ininteligible. 2, en religión. Capacidad sobrenatural de hablar lenguas.

 

Metaleros que bailan reggetón y bachata.

Vegetarianos que dicen no comer carne “por un tema de salud” y, sin embargo, fuman.

Ambientalistas que rechazan termoeléctricas, hidroeléctricas, plantas nucleares, solares, eólicas y de generación mareomotriz, pero despotrican cuando un político habla de racionamiento energético.

Veganos que sienten compasión por una vaca o un pollo o un cerdo, pero ni se inmutan por la flora nativa que hay que talar para plantar la soya que se comen y, mucho menos, por los insectos que hay que envenenar para que no se coman las plantas antes de la cosecha.

Ingenieros audiófilos amantes de lo análogo que no tienen idea de lo que dice el Teorema de Muestreo de Nyquist-Shannon.

Animalistas que no recuerdan que los humanos también somos animales.

Melómanos a quienes no les gusta el jazz.

Políticos de izquierda que olvidaron la diferencia entre “Pueblo” y “Estado”.

Políticos de derecha que olvidaron la diferencia entre “Pueblo” y “Mercado”.

Personas que terminan relaciones mediante la técnica del ghosting.

Líderes católicos que olvidaron que cuando Cristo dijo “dejad que los niños vengan a mí” lo decía en un sentido muy diferente al que luego le dio Karadima.

Creo que se me quedan algunos fuera (igual, con los que listé ya basta para hacerse una idea), pero, aunque fueran solo esos (y ojalá lo fueran), me parece que es ya un buen número de tipos de personas con las que no me hubiera entendido ni siquiera conociéndolos antes de que se derrumbara la Torre de Babel.

•••

Madres solteras que estudian una carrera, trabajan y luego llegan a su casa a jugar con sus hijos y leerles cuentos.

Abogados que lo dejan todo para estudiar gastronomía.

Personas que salen en la noche durante el invierno a llevar comida, café y mantas a la gente que vive en la calle.

Ingenieros que quieren ser músicos.

Personas que hacen como que tocan guitarras o baterías o violines o el instrumento que sea cuando escuchan una canción que les gusta.

Niños que, cuando les preguntan qué quieren ser cuando grandes dicen “Bombero” o  “Explorador” o “Astronauta” en vez de “Soldado”.

Enfermeras que viajan a África a cuidar pacientes con ébola.

Detectives que frustran asaltos a costa de sus vidas.

Personas que silban en el metro sin la intención de molestar, pero también sin importarles si molestan.

Futbolistas que juegan como si fueran perdiendo y quisieran darlo vuelta en 2 minutos de partido, siendo que van ganando y les quedan 70 minutos.

Al igual que en el caso anterior, probablemente se quedan muchos fuera, pero, a diferencia de los tipos de personas del caso anterior, con éstas… bueno, se entiende.

Advertisements